Buscar
  • anibalgotelli11

Vino y cuarentena. (Por Emmanuel Gotelli, sommelier)



Hoy vengo a proponerles algo para esta cuarentena que estamos viviendo. El encierro y la necesidad de ajustarnos al no generar ingreso puede también ayudarnos a encontrarle otro sabor a las cosas, ¿qué quiero decir con esto?


No es necesario abrir una botella super cara y buscar la tranquilidad en el horizonte cuando tal vez podemos buscar tres o cuatro botellas accesibles que nos duren toda la semana y poder jugar solos, o en pareja, o acompañados a buscar esas cositas que antes tal vez por el apuro, tal vez por la rutina, no supimos buscar el tiempo o darnos el gusto de hacer... ¿Y por qué no también buscar nuestro maridaje preferido y romper el tabú de que la carne va con tinto y el pescado va con blanco cuándo nosotros tal vez queremos disfrutarlos a la inversa?...


Los invito a probar, charlar, debatir, y obviamente si no les gusta, animarse a ponerlo en la salsa. Salud.


Una buena forma de comenzar puede ser utilizando cuatro o cinco sobras que haya en la heladera poniéndolas en pequeños recipientes abriendo una o 2 botellas de vino distintas y comenzar a probar una a una alternando el vino -y obviamente tomando agua para evitar la deshidratación y los posibles dolores de cabeza- y encontrar lo que más nos gusta acompañar con ese vino, y más adelante, una vez que hayamos descubierto características particulares de una cepa o de cierto blend (denominación que se le da a una mezcla de dos o más cepas), decir por ejemplo, no solamente la carne va con tinto sino tal o cual carne la prefiero con malbec o cabernet sauvignon o la cepa de nuestra preferencia con respecto al corte que vamos a consumir en ese momento en particular.


También pensando en la preferencia de nuestra compañía si es que la tenemos y cómo estamos físicamente y de humor, que, aunque no parezca incide muchísimo. Podemos tomar el mejor vino, pero si no estamos bien no va a causar lo mismo que cuando lo tomemos en perfectas condiciones de ánimo.


De igual manera que con el vino podemos hacerlo con otras bebidas. Por ejemplo, quien no tiene en la casa dos o tres botellas que han quedado de algún familiar o del abuelo tal vez de whisky y nunca las tomamos pensando que es un recuerdo o "a mí no me gusta el whisky".


Como el vino, el whisky por ejemplo según su origen o su mezcla de granos y de varias maltas, nos brindan diferentes aromas y sabores. Si hemos probado solamente un whisky que no nos ha gustado no podemos decir "a mí no me gusta el whisky".


Así que si tienen la posibilidad de comparar una o más botellitas que tengan en casa los invito a buscar y charlar las diferencias que puedan encontrar dentro del elixir sin buscar primero anotaciones de otras personas o notas de cata en internet ya que eso puede encaminar nuestro sentido del gusto y el olfato hacia dónde nos lleve la persona que escribió la nota de cata.